IMPORTANTE

::: BIENVENIDO A MATERIATELES. UN ESPACIO PARA COMPARTIR MATERIAL ENTRE DOCENTES DE TELESECUNDARIA Y POR QUE NO, DE OTROS NIVELES. ESTOY PARA SERVIR Y SI TIENES ALGUN MATERIAL QUE COMPARTIR CON LA COMUNIDAD ESCOLAR ENVIALO A ESTE CORRERO ELECTRONICO Y LO PUBLICARÉ. MUCHAS GRACIAS POR VISITAR Y COMENTAR MI BLOG BIENVENIDO. TODOS LOS MATERIALES AQUI EXPUESTOS SON PROPIEDAD DE LA SEP Y SUS FILIALES, SE FACILITAN COMO MERAS HERRAMIENTAS DE TRABAJO PARA NIVEL TELESECUNDARIA Y NIVELES EDUCATIVOS INTERESADOS EN DICHOS AFICHES, MATERIATELES NI MUCHO MENOS EL WEB MASTER SON PROPIETARIOS DE ELLOS, SE RECOMIENDA DISCRECIÓN. SITIO DESARROLLADO POR PROFR. VICENTE RAMIREZ CON LA TECONOLOGIA DE iGOOGLE Y BLOGGER. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.©2011

Estoy casada con el balón

$GRATIS
AUDIO DE LA ENTREVISTA
"Tengo una familia futbolera. Soy la más pequeña de la casa, yo no tenía con quién jugar y me jalaba con mis hermanos", le contaba la futbolista mexicana Maribel Domínguez, o "Marigol" a Luis Fernando Restrepo, en BBC Estudio 834.
"La verdad me incliné mucho más a ese deporte porque me parece un deporte hermoso. Y no estoy arrepentida", agregaba.
Y los otros niños, ¿la trataban igual, como a otro niño más?
De hecho yo tuve que ponerme el nombre de Mario, hacerme pasar por niño para poder jugar en el equipo. Yo sentía que como mujer me iban a hacer a un lado. Los chicos pensaron casi por dos años que yo era chico. Así fue como me desarrollé, que me dieron la oportunidad.
Y en esa época en que era "Mario", ¿qué le tocó? ¿Tuvo que compartir un vestuario, por ejemplo?
No, en realidad no era de vestuario ni eso. Era un equipo llanero donde cada domingo quedabas en verte una hora antes. Ya llevabas tu short puesto, tu playera. Creo que también por eso tuve la oportunidad de engañarlos.
Usted seguía su vida cotidiana, entonces.
Sí. Mi vida era de lo más normal. Iba a la escuela, estaba con mi familia... Pero había veces que alguno de mis amigos me iba a buscar a la casa y preguntaba por Mario. Mi mamá se quedaba confundida... "Aquí no vive ningún Mario", decía. Hasta que le comenté, le dije a mi mamá, me dio esa confianza. Ya cuando me iban a buscar mis amigos me gritaba "¡Mario, te llaman!".
Según lo que hemos leído, a su mamá no le gustaba mucho que usted jugara al fútbol.


Tuve que ponerme el nombre de Mario, hacerme pasar por niño para poder jugar en el equipo. Yo sentía que como mujer me iban a hacer a un lado. Los chicos pensaron casi por dos años que yo era chico. Así fue como me desarrollé, y logré que me dieran una oportunidad
Sí. Me imagino que yo la comprendo porque siempre una madre va a sacar esa casta, ese cuidado para los hijos. A ella le daba miedo que me pegaran, que me dieran una patada en el fútbol, y aparte pensaba que yo iba nada más a la calle, de puro callejera.
Yo traté de convencerla. De hecho me escondía los zapatos para que no pudiera jugar. Pero ya después me dio mucho su apoyo.
En Estados Unidos y en Europa el fútbol femenino es un deporte fuerte, pero no en Latinoamérica. ¿Eso la pudo llegar a afectar o usted cómo marcó esa barrera entre el deporte de contacto y su feminidad, en una sociedad como la latinoamericana?
Sí, la verdad es que es muy difícil. Las sociedades latinoamericanas son, como dicen, machistas. Que a la mujer no la dejan jugar porque es un deporte para hombres. Pero yo creo que vestir una playera de niño o que la han visto nada más en hombres, eso no quiere decir que te vuelvas hombre.
"Chiruca". ¿Qué significa?
"Chiruca". Pues hasta ahorita todavía no lo sé. Me lo pusieron mis compañeros, mis hermanos, porque según ellos yo jugaba a todos los deportes, y gracias a Dios se me dio la oportunidad de que nadie me ganaba; de que siempre era tan buena y me empezaron a decir "Chiruca, Chiruca"...
¿Y le gusta que le digan "Chiruca" o ya que es "Marigol", Maribel, en otro estrato, ya no le gusta?
No, yo sigo siendo la misma chica de antes, la misma chica que tiene ese hambre, esa fuerza y ganas de sobresalir, y que cuando consigue algo, una meta, se pone otra y así sucesivamente. Me encanta que me digan Chiruca porque ahí nací, en el barrio. No me molesta, al contrario: todos los apodos que me puedan poner yo creo que es de cariño.
¿Cómo llegó al nivel competitivo, que es tan duro?
Después de jugar con hombres, me invitaron a una liga, de las más fuertes del Distrito Federal que se llama "Cabeza de Juárez", donde han salido varias seleccionadas. Después de ese equipo, hicieron una concentración de cinco jugadoras de cada equipo y me dieron la oportunidad de irme a probar.
Yo me iba a probar diario, a hacer inter-escuadras, para que me vieran jugar. Me dieron una oportunidad de sólo quince minutitos y -gracias a Dios también, tengo que agradecer mucho a las personas que me apoyaron y me tuvieron confianza- me acuerdo de que ese día metí dos goles y me pidieron mis papeles, comencé a ser de la preselección nacional...
¿Pero con platica o sin platica? ¿O tan sólo por el amor al arte?

Había un chico con el que salía, pero no. Era muy difícil porque yo tenía que viajar mucho. Entonces la desesperación, la no confianza. O sea no se tenía confianza y entonces se cortaba la relación. A lo mejor no era el mejor momento para tener pareja
Por el amor al arte. La verdad es que al principio no pagaban ni mucho menos. Había veces cuando salías a Estados Unidos, que es donde te dan viáticos nada más, pues recibías tus viáticos. Con los pocos viáticos que nos daban pues uno ya era feliz, porque aparte de jugar al fútbol, te daban de comer, estabas bien...
¿En esa época ningún noviecito le picó el ojo, le dijo "venga Maribel, está bien el fútbol, pero véngase por este ladito"..?
Sí. Había un chico con el que salía, pero no. Era muy difícil porque yo tenía que viajar mucho. Entonces la desesperación, la falta de confianza. O sea no se tenía confianza y entonces se cortaba la relación. Pero en realidad yo también lo quise así porque en ese momento quise centrarme en lo que yo quería hacer en el fútbol. A lo mejor no era el mejor momento para tener pareja.
¿Se arrepiente o no?
No. No me arrepiento. Hasta ahorita no tengo novio. Estoy casada con el balón. Ahorita quiero seguir echándole ganas, romper metas y posteriormente pensamos en eso, ¿no? Porque toda mujer también tiene ese deseo de ser mujer, de querer tener hijos.
Usted llegó un punto en el cual puso en jaque el fútbol mundial. Ya era el segundo caso, pero usted le dijo a la FIFA: bueno, yo quiero jugar con el Celaya. ¿Esto fue una forma de llamar la atención o usted sí creyó que podía haber una posibilidad?
Bueno, cuando a mí me invitaron y mi representante habla conmigo y me dice que si quería jugar de verdad, le dije "sí", aparte porque aquí en México todavía no hay ligas. Entonces el estar entrenando es muy difícil y más si estás sola.
Lo que yo quería era agarrar nivel, seguir trabajando en mi fútbol, para que cuando tuviese la oportunidad de ir a un equipo femenino iba a estar más fuerte que nunca.
Nunca lo hice por mercadotecnia ni por ser más famosa. Yo siempre pensé que jugando de primera, jugando sencillo, yo creo que sí podía hacer las cosas.
¿Y los hombres la tratan igual o cree que la "respetan" un poco porque es mujer?
Yo creo que depende de cada uno cómo piense. Hay algunos que decían que ni con el pétalo de una rosa me tocarían y que si iba hacia la portería a lo mejor todos se echan a un lado y entraba sola.
Yo creo que ese tipo de cosas a lo mejor sí te molestan, sí te ponen un poco triste. Simplemente lo que yo quería era aprender más de ellos.
Yo estaba en un viaje con la BBC en Zurich cuando la FIFA dio el parte de que usted no podía jugar. Yo le pregunté personalmente a Sepp Blatter que por qué y me dijo: "es que las mujeres son las mujeres y los hombres son los hombres". ¿Usted se siente discriminada por este tipo de resoluciones de la FIFA, sobre todo en países donde no hay liga femenina y hay muchas mujeres que quieren jugar?

Hay algunos que decían que ni con el pétalo de una rosa me tocarían y que si iba hacia la portería a lo mejor todos se echan a un lado y entraba sola. Yo creo que ese tipo de cosas a lo mejor sí te molestan, sí te ponen un poco triste. Simplemente lo que quería era aprender más de ellos.
Sí, la verdad es que aquí en México hay muchísimas mujeres que quieren sobresalir, que quieren jugar. Más que nada que tengan esa oportunidad, de tener todos los días su entrenamiento, de poder tener su equipo de fútbol.
Si nos pudiese ayudar, la FIFA debería de hacerlo. Yo creo que no nos quita nada. Al contrario: el fútbol femenino está creciendo bastante y puede dar las mismas satisfacciones que un hombre, ¿no?
¿Pero por qué a los hombres no les gusta el fútbol femenino?
No sé. A lo mejor es por machismo. Yo no sé. A lo mejor no son palabras que deba poner en mi boca, pero a lo mejor tienen un poco de temor de que igual la mujer les robe esa atención del público.
Yo jugué un año como profesional en Estados Unidos y tú ibas a un estadio de los hombres y estaba totalmente vacío. Ibas a un estadio de un juego de mujeres y estaba llenísimo. Ahí te das cuenta de que la mujer hoy en día puede jalar mucha gente para llenar los estadios.
Pero hay otras mujeres que no les gusta el fútbol de mujeres...
Sí. Es como todo. Es respetable, es como los hombres: hay hombres a quienes tampoco les gusta el fútbol.
¿Usted por qué es una futbolista exitosa? ¿Cuál es el secreto que no tienen otras mujeres, al menos muchas de las latinoamericanas aparte de Brasil?
Yo creo que son las ganas de sobresalir. Yo siempre me imaginaba ir a jugar a Estados Unidos. Esas ganas, esa envidia positiva, nunca negativa, es decir "por qué ella está y yo no".
Todo ese tipo de cosas te inyectan coraje, motivación para entrenar más duro, para ser una de las mejores. La verdad es que yo hasta en mis prácticas, cuando corríamos, siempre quise ser la primera, nunca dejé que me ganaran. Y también tratar de demostrar que a pesar de que al principio no tienes apoyos, puedes hacer cosas importantes como las que estoy haciendo yo.
¿Usted tiene vida fuera del fútbol?
No, lógicamente que cuando tengo que concentrarme en mi fútbol, a mi partido, a mis balones, a mis goles, me concentro lo más que se pueda. Pero fuera de esto, quiero estudiar. Por ejemplo ahora que estoy en Barcelona quiero estudiar para director técnico, quiero estudiar catalán, quiero aprender cosas.
¿Qué le rige a usted el mundo? ¿Cuál es ese personaje que la inspira a hacer cosas, bien sea en el fútbol o en sus estudios?
Bueno, más que nada en el fútbol, aquí en México siempre me ha gustado Cauthemoc Blanco, porque pienso que también es un chico del barrio de donde ha salido y donde que ha querido trascender. Para mí es uno de los mejores de México.

Por ejemplo, Ronaldinho cuando hace sus jugadas y mete un gol, cuando hace sus bicicletas y ese tipo de cosas, yo cuando juego o entreno me quiero parecer a él, quiero hacer lo mismo que él. Ese carisma, también, dentro y fuera de la cancha
También Ronaldinho y Zidane. Son los jugadores que yo siento que quiero ser como ellos. Por ejemplo, Ronaldinho cuando hace sus jugadas y mete un gol, cuando hace sus bicicletas y ese tipo de cosas, yo cuando juego o entreno me quiero parecer a él, quiero hacer lo mismo que él. Ese carisma, también, dentro y fuera de la cancha.
Hemos visto que a usted le gustan los propósitos de la paz, le gustaría incluso hacer parte de este famoso partido entre el Inter y los Zapatistas. ¿Usted cree que estas labores si llegan a una paz verdadera o el mundo necesita otras acciones para poder conseguir un equilibrio?
La verdad no lo sé, pero yo creo que debe de llegar a una paz verdadera. Creo que para eso se está haciendo este tipo de partidos. La verdad yo sí me sumaría a esa causa tan noble.
De verdad tener la paz es lo mejor que se puede tener. Yo creo que todos somos humanos y tenemos que tener esa tranquilidad para poder vivir. Bueno, si me llegasen a invitar con mucho gusto yo estaría ahí, por qué no.
Bueno, Maribel, como siempre la última pregunta: su futuro. ¿Cuánto tiempo más va a estar en los terrenos de juego?
Bueno, yo tengo 26 años ahorita, quiero seguir jugando en el Barça. Mi sueño, lo más grande que anhelo, es quedar campeona con ellas. Posteriormente yo me pienso retirar como a los 30. Pienso casarme, tener mi vida como una chica normal. Tener mis hijos, que vayan a la escuela, poder ayudarlos, poder apoyarlos.
Creo que ese es más mi sueño: el que tengan las oportunidades que a lo mejor yo no tuve al principio. Y yo los apoyaría a lo que ellos quisieran.
También tratar de estudiar. Yo creo que para eso nunca es tarde. Pues tratar de luchar, como tú dices, ese ratito de las oportunidades. Y si ahora tengo la oportunidad de hacerlo, pues tratarlo de aprovechar.
Add to Cart